0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Las primarias de Progreso, construídas hace más de 70 años son joyas arquitectónicas 

Autoridades recorren los edificios escolares antiguos del puerto para evaluar en que estado se encuentran y de ser necesario repararlas para prevenir accidentes como el que sucedió en días pasados en conocido restaurant de Progreso.

Un día después que se desplomó parte de la marquesina del segundo piso de la primaria Candelaria Ruz Patrón, ubicado en el costado norte del Palacio Municipal, se trabaja para verificar las escuelas del bello puerto, que practicamente datan de mediados del siglo pasado. 

La arquitectura de las escuelas progreseñas son de alto valor histórico, pues al igual que la escuela a donde acudía Memín Pinguin, el personaje de una de las revistas más icónicas de México, estas fueron levantadas a mediados del siglo pasado. De acuerdo con especialistas,  poco después de 1930, la Secretaría de Educación Pública, dirigida por  Narciso Bassols convencido de la necesidad de atender la carencia de escuelas padecida por la población mexicana, formula un programa general en el cual estipula la necesidad de “supeditar la posible suntuosidad y la llamada belleza de los edificios a los precarios e inciertos recursos del Estado” con ello comulga con las bases de una “arquitectura escolar funcionalista” definida como “los lugares en los que no se desperdicia ni un metro de terreno, ni el valor de un peso,  ni un rayo de sol”. (Vargas, 1996, págs. 176-177)

Uno de los arquitectos más destacados en este periodo es Juan O’Gorman, quien refiere que la arquitectura de las escuelas era más bien una ingeniería de edificios, ya que  en el proyecto y en la ejecución su preocupación era obtener el mínimo de gastos con el máximo de eficiencia, a fin de proporcionar el mayor número posible de aulas a los escolares mexicanos, se prefirió lo útil sobre lo bello, desplazando la creación artística. (Rodriguez, 1983) 

 

La Candelaria Ruz es la primera agraciada en recibir mantenimiento y los trabajos durarán 2 meses por lo que los 370 alumnos serán “adoptados” en este lapso por la Primaria Álvaro Obregón de la calle 33 con 96 del poniente del puerto.

Esta última también ya fue revisada y será la siguiente a la que le meterán mano reparando pasillos, fachada y su antiguo escenario porque temen que se desfonde, pero será luego de que terminen con la Candelaria Ruz.

(Primaria Alvaro Obregón)

También se visitaron las escuelas Filemón Villafaña, de la calle 33 entre 78 y 80 costado sur de la iglesia parroquial y la secundaria Rafael Cházaro Pérez de la calle 70 con 33.

 

 

Así que Memín Pinguín, sus amigos Carlos, Ricardo, Ernesto y el profesor Antonio Romero y Doña Eufrosina, la mamá de Memín ya pueden estar tranquilos las escuelas van a tener su mano de gato. 

Síguenos

 

Más leídas

Custom Stock Widget